El origen de los Mundiales de Fútbol

copam1copamLa Copa del Mundo nació como idea el 21 de mayo de 1904 en París, fecha en que se fundó la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), el organismo rector de este deporte, con la presencia de siete asociaciones europeas de fútbol: Francia, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, España, Suecia y Suiza. El representante de la asociación francesa de fútbol, Robert Guérin, fue quien propuso que en los estatutos de la flamante Federación se registrara un artículo, especificando la obligación de organizar periódicamente un torneo internacional abierto a todas las entidades nacionales afiliadas.

Por diversas razones, entre las que se cuenta principalmente el hecho de que a partir de 1906 el fútbol fue incluido en el programa oficial de los Juegos Olímpicos, aquel campeonato internacional nunca se concretó.

Posteriormente, fue mérito del francés Jules Rimet, presidente de la FIFA durante 33 años a partir de 1921, el haber cristalizado el viejo anhelo. Gracias a su pasión y deseo incansable, logró que en 1926 se nombrara una comisión especial para estudiar la posibilidad de celebrar un campeonato mundial. Proclamó la necesidad de que, en un término no mayor a los tres o cuatro años, pudiera organizarse el primer campeonato mundial de fútbol abierto a todas las asociaciones, sin distinción entre jugadores profesionales o amateurs.

Era intención de Jules Rimet concretar el tan ansiado campeonato, ya que entendía que el fútbol podía fortalecer los ideales de una paz permanente y verdadera, al unir a varias naciones en pos de un objetivo común.
También pretendía con este campeonato sacar de Europa el centro de atención de este deporte, ya que consideraba que el nivel de juego fuera del viejo continente era suficiente para llevar a cabo una competición de este tipo.
El proyecto nació además de un desacuerdo entre la FIFA y el Comité Olímpico Internacional, a raíz del Torneo Olímpico de Fútbol. La FIFA, y Jules Rimet específicamente, insistían en que eran suficientemente competentes para asumir la responsabilidad total del Torneo; de otro modo, organizarían uno propio.
Por otra parte, los Juegos Olímpicos era el único evento de aquella época que tenía un torneo en el cual podían participar todas las asociaciones nacionales de fútbol del mundo. Rimet quería que el Campeonato Mundial tuviese el mismo carácter universal, pero quería, al mismo tiempo, que estuviese abierto igualmente a profesionales.

Finalmente, en el Congreso de la FIFA de 1928 en Amsterdam, Holanda, se decide organizar dos años más tarde un “Campeonato Internacional” -según el acta de dicha reunión-, con 25 votos a favor y 5 en contra). En sucesivos congresos de la FIFA, se fijaron los lineamientos generales de la competencia. Fundamentalmente, se decidió que la competición se desarrollara por el sistema de eliminación, esto es, de Copa, y que se celebraría cada cuatro años, en países o regiones diferentes.

Ya todo estaba listo para organizar la primera Copa del Mundo de Fútbol.

Ha habido dos trofeos diferentes durante la historia de los campeonatos mundiales de fútbol.

El trofeo original fue realizado en oro por el escultor francés Abel La Fleur. Esta escultura representaba a la Dama de la Victoria extendiendo ambos brazos para sostener una copa de octogonal con una base que imitaba el mármol.

Este trofeo se denominó "Copa Jules Rimet" en homenaje al fundador de la Copa Mundial. Durante el periodo que comprendió los tres primeros campeonatos que se celebraron antes de la II Guerra Mundial (1930, 1934 y 1938), la denominación fue simplemente "Copa Mundial".

Este trofeo tiene una interesante historia. Durante la II Guerra Mundial, los alemanes lo escondieron debajo de una cama de una casa italiana. Tras sobrevivir a la guerra, la "Copa Mundial" fue robada durante una exposición previa a la Copa Mundial de Inglaterra.

Afortunadamente, el trofeo fue encontrado más tarde por un perro llamado "Pickles" en un container de basura.

La selección de Brasil ganó el torneo en propiedad en 1970, y recibió el galardón. En ese entonces era la única selección que había ganado la Copa Mundial en tres ocasiones.

El trofeo fue robado por segunda vez en Brasil en 1983 y nunca ha vuelto a ser recuperado. Se presume que los ladrones lo fundieron. Sin embargo, la Federación de Fútbol de Brasil conserva actualmente un duplicado de este.

El propio escultor explicó su significado: "Los jugadores sostienen la tierra desde abajo formando un círculo, representando la emoción de la victoria".

El original, de 6,175 kilos de peso en oro y 36,8 centímetros de altura, es propiedad de la FIFA y los conjuntos ganadores de la Copa del Mundo, tras mantenerlo durante un tiempo estipulado, reciben una copia de la misma bañada en oro.

Ultimos Partidos
Boletines
Suscribete al boletín de noticias por correo y mantente informado.